La agencia de clasificación “FITCH” se sumó a su par “MOODY’S”  y degradó los bonos de la estatal petrolera venezolana por incumplimiento de sus pagos.