Alias “Tololoche” declara en juicio de “El Chapo” Guzmán

Voz de América – Redacción

Este martes continuo el juicio a Joaquín “El Chapo” Guzmán, en el que Miguel Ángel Martínez Martínez, alias “Tololoche” continúa dando testimonio, durante su juicio en una corte federal en Brooklyn, Nueva York.

En la mañana, los fiscales le pidieron a un juez que sancionara al equipo de defensa por facilitar el contacto “no autorizado” entre el narcotraficante mexicano y su esposa, .

Durante el testimonio, Martínez ​afirmó que además de utilizar botes para transportar drogas, también usaban trenes. La idea de las rutas de ferrocarril habría sido de Raúl Guzmán, hermano de “El Chapo”.

También declaró que se crearon empresas de aceites para transportar droga en carrotanques; dijo que en ocasiones, la droga se mezclaba con melaza, la cual se colocaba a través de los empaques de este producto.

Entre sus declaraciones, se destaca que entre 1987 y 1993 traficaron aproximadamente más de 150 toneladas de droga, la mayoría cocaína. La marihuana dijo, se habría transportado solo entre 5 a 10 toneladas al año.

“Tololoche” aseguró, además, que en ocasiones usaban el sistema bancario, como por ejemplo para pagar a las esposas de “El Chapo”, que eran unas cuatro a cinco mujeres. Así mismo, señaló que a veces pagaban a los funcionarios de los bancos para evitar preguntas.

Los viajes con la droga se habrían llevado a cabo alrededor del mundo, excepto Australia y China, con una especial mirada a Tailandia, la cual comenzaron a ver como un posible proveedor de heroína blanca. Martínez dijo que adquirían el kilogramo por 10 mil dólares, la cual se revendía en 130 mil dólares, en Nueva York. Señaló que era el mejor negocio, a principios de los 90’s.

Martínez, testificó que cada diciembre recibía por parte de “El Chapo” hasta 1 millón de dólares, quien, afirmó, tenía diferentes propiedades, incluso un zoológico en Guadalajara con tigres, leones, panteras y venados. El dinero que ponía en la organización, lo utilizaba para la creación de túneles y viajes para adelantar negocios.

“Tololoche”, entre otros datos contó que “El Chapo” fue a Suiza para recibir un tratamiento con células rejuvenecedoras.

Las comunicaciones también fueron claves en las declaraciones de Martínez. El martes dijo que clonaban teléfonos y tenían maquinarias para grabar llamadas e interceptar teléfonos para grabar 5 líneas simultáneamente. “El Chapo”, dijo, cambiaba de celular cada tres o cuatro días.

Por su parte, la defensa tratará de desmentir el testimonio del expiloto del cartel de Sinaloa, de quien afirma es un adicto a la cocaína.

Martínez le confirmó a la Fiscalía que consumió coca, entre 1987 y 1995, cuando trabajaba con “El Chapo”, pero que así mismo tuvo temporadas de año o año y medio en las que se alejó de la droga. Diariamente, dijo, consumía entre 1 y 4 gramos de cocaína.

También afirmó que aunque probó la marihuana no fue de su agrado. Indicó que como consecuencia del uso excesivo de coca, se le perforó el tabique y que entre 1992 y 1993, le colocaron un cartílago en la nariz.

Aseguró que lleva 20 años ‘limpio’ y que la memoria no se le ha afectado para entregar detalles de lo que sucedió cuando trabajó con “El Chapo” Guzmán.

Martínez dijo al jurado que trabajó para Guzmán a fines de la década de 1980 y principios de la década de 1990, y que el cártel de Sinaloa pagó $10 millones en sobornos de drogas por lo menos dos veces a Guillermo González Calderoni, un alto funcionario policial en la Ciudad de México.

Calderoni, a cambio, informaba al cártel acerca de las investigaciones y ofrecía otras protecciones que ayudaron a evitar que Guzmán fuera atrapado, declaró Martínez.

Lea más en La Voz de América

error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *