Denuncian nuevas acciones de persecución contra líderes políticos en Venezuela

El Equipo Regional de Activistas de Voluntad Popular en Portuguesa denunció que dos de sus dirigentes están siendo amenazados y perseguidos, por denunciar la crisis hospitalaria existente en la entidad, a través de un programa radial que conducen en la comunidad de Biscucuy.

El responsable político regional de la tolda naranja en Portuguesa, Iván Colmenares, afirmó que “persiguen a nuestra dirigencia por ser voceros de una población que padece por culpa de una élite corrupta municipal, gobernada por Rafael Calles, quien saquea y se enriquece con el patrimonio del Estado”.

Los agredidos son el responsable de Voluntad Popular en el municipio Sucre, Erasmo Sánchez, quien fue golpeado por desconocidos y amenazado para que dejara de investigar y denunciar la situación del Hospital Tipo 1 de Biscucuy, y el responsable del partido en el municipio Unda Manuel Andrade, a quien le quemaron más de 600 sembradíos de cambur de su parcela.

“Otro caso que debemos denunciar es el de la responsable regional Mara Rodríguez, hostigada por funcionarios del SEBIN, quienes se instalaron en un vehículo frente a su residencia, razón por la cual tuvo que huir y resguardarse. Mara, Manuel y Erasmo vienen denunciando la problemática que viven a diario los portugueseños, con los servicios de agua, gas, gasolina, electricidad, el sistema de salud, educación, transporte, así como el despilfarro de los fondos públicos de la entidad”, aseveró Colmenares.

Desde Voluntad Popular hacemos responsables al Gobernador y a quienes ejercen los cargos de conducción del régimen en el estado por la vida e integridad de nuestros activistas y advertimos que cualquier medida que atente contra su libertad es ilegal y violatoria de todo procedimiento y sus derechos humanos.

Finalmente, el Equipo Regional de Activistas de Voluntad Popular en Portuguesa afirmó que pese a la persecución constante, seguirán firmes denunciando los problemas de la región y acompañando a los ciudadanos en la defensa de sus derechos humanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *