Disturbios en París: Entre la anarquía y el paquete económico de Macron

Los llamados “chalecos amarillos” protagonizaron la mayor ola de disturbios, contra las nuevas medidas económicas del gobierno francés que dirige Emmanuel Macron, llevan tres fines de semanas en protesta. 133 personas salieron heridas y 412 están detenidas, ante la decisión de establecer un aumento de impuestos.

Las imágenes dejan ver Vehículos calcinados, ventanas rotas, negocios destrozados, paredes pintadas, incluido el Arco del Triunfo que visitó este domingo el presidente Macron. Muchos comerciantes recogían hoy los destrozos que dejaron en sus negocios y relataron a diferentes medios lo que representan estos hechos violentos.

La policía reaccionó contra los chalecos amarillos con gas lacrimógeno y cañones hidrantes.

Las principales avenidas cerca del Arco del Triunfo, las calles adyacentes a los Campos Elíseos y el jardín de las Tullerías, amanecieron pintadas con grafitis

Benjamin Griveaux, vocero oficial relato, que los disturbios fueron realmente protagonizados por personas que “vinieron a saquear, romper ventanas y lastimar a policías (…) Ayer tomamos la decisión de proteger a la gente antes que proteger inmuebles”.

Los descontentos denuncian que el gobierno de Macron es insensible a las penurias de la gente común. Todo comenzó el 17 de noviembre cuando dueños de vehículos protestaron por el aumento del precio de la gasolina, a quienes se les sumaron otros manifestantes.

“En los Campos Elíseos hay comercios de millonarios, grandes marcas, nosotros somos pequeños comerciantes, no pensábamos que nos encontraríamos durante horas sin ninguna protección en una situación así”, dijo a EFE Frédéric Perrier, propietario de una tienda de accesorios de motos en la Avenida de la Grande-Armée.

El presidente francés, Emmanuel Macron, realizó una reunión de emergencia el domingo, con el primer ministro y los ministros del Interior y del Medio Ambiente, prometió castigo para los responsables de la violencia y los daños, en su recorrido por la ciudad se reunió con bomberos, policías y dueños de restaurantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *