Fuertes restricciones en el inicio del juicio político contra Donald Trump

En el Senado de Estados Unidos, a excepción de las votaciones importantes, los asientos a menudo están vacíos y solo unos pocos legisladores podrían estar escuchando en persona, mientras que uno de sus locuaces colegas opina sobre el tema del día. Cuando están presentes en el recinto, los senadores suelen mantener conversaciones privadas o enviar mensajes de texto o tweets en sus teléfonos celulares.

Pero todo eso cambiará en el juicio político del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, solo el tercer evento de este tipo en la historia de Estados Unidos. Se han establecido reglas estrictas que serán nuevas y restrictivas para muchos legisladores, y para los estadounidenses que ven televisión en todo el país.

Por un lado, a los 100 legisladores, actuando como jurados para decidir si condenar a Trump por dos artículos de juicio político y destituirlo de su cargo, se les ha pedido que se presenten a todo el juicio. Nadie puede saltear las largas horas de procedimientos para reunirse con los constituyentes o cabilderos o para asistir a una recaudación de fondos política. Se les ha dicho que permanezcan en sus asientos asignados y que no traigan material de lectura, a menos que esté relacionado con el juicio.

A los políticos les encanta hablar, pero les han dicho: “Los miembros deben abstenerse de hablar con los senadores adyacentes mientras se presenta el caso

Con información de la Voz de América 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *